Miedos

¡Celebremos el día de la Mujer! ¿Reir o llorar?

Nancy Arellano
Escrito por Nancy Arellano
image_pdfimage_print

Hoy he recibido cualquier cantidad de mensajes comerciales e impertinentes en mi buzón de correo sobre el día de la Mujer. Caritas con regalos, flores, un pensamiento sobre lo importante que somos las mujeres, sobre todo flores… ¿Qué tanto con las flores? Bla bla bla… Es como si la sociedad se convirtiera en el marido pegalón y borracho que llega al día siguiente a casa con un ramo de flores.

Nadie me manda un correo diciendo sobre los avances de brecha de género en sus respectivas industrias. No, mandan flores virtuales.

No vemos un correo diciendo “¡Celebremos los avances en la industria de retail! Un día como hoy, Wong le recuerda que en nuestras instalaciones los salarios son 100% libres de brecha de género. Si ud o una compañera está siendo víctima de violencia de género sírvase de denunciar por los canales dispuestos”.  No, eso no pasa.

Tampoco he recibido uno de H&M diciendo “¡Conmemoremos el día de la mujer! ¡Por condiciones justas de trabajo! Le recordamos que en H&M estamos en contra del dumping social, por ello no compramos más a fabricas que explotan a sus madres, jóvenes y niñas. Nuestros proveedores practican la cultura 100% libre de discriminación y 100% respetuosos de los derechos laborales de las mujeres”. No, eso no pasa.

¿Será que la gente no entiende que no es un día de las madres, del padre, del niño? 

El día de la mujer es un recordatorio de las deudas pendientes y de los avances logrados. No es un conmemoración feliz. Lo siento Hallmark, no hay tarjetita.

Por si acaso, en 1910 la primera propuesta para la celebración del día de la mujer se hizo en el Segundo Encuentro Internacional de las Mujeres Socialistas, como un acto de solidaridad con las huelgas textiles que había en ese momento. Luego, el 25 de marzo de 1911, cuando más de 100 trabajadoras textiles, mujeres inmigrantes en su mayoría, murieron en el incendio de la fábrica de Triangle Shirtwaist de Nueva York, como consecuencia de las precarias condiciones laborales de las que eran presas.

Se conmemora es la tragedia.

Esta tragedia, sí tragedia, se conmemora el día 8 de marzo porque durante los movimientos en pro de la paz en la Primera Guerra Mundial, el día 8 de marzo de 1917 las trabajadoras textiles de Petrogrado en San Petesburgo llevaron a cabo una huelga obrera que se adicionó al movimiento popular que acabó con la monarquía en Rusia. Sí es una huelga. Y sí se hizo en torno a la tragedia de la muerte de 100 mujeres que laboraban en condiciones paupérrimas en Nueva York.

En 1975, la Organización de las Naciones Unidas declara el 8 de marzo para conmemorar la lucha de las mujeres trabajadoras y desde 1994 se celebra en Estados Unidos.

Este 2018 se ha convocado en 41 países una huelga feminista, hoy 8 de marzo. Porque aún ocurren tragedias como la de 2013 en Bangladesh, en la Rana Plaza, Savar, donde un edificio precario se derrumbó dando muerte a cientos de trabajadoras,  que trabajaban (y aún trabajan)  por menos de 2 dólares diarios. Eso es semiesclavitud. Aún hoy en 2018.

Es como sí mandásemos a los japoneses un ¡Feliz día de la Bomba de Hiroshima!

Es 8. Y espero que sepan donde deben meterse la florcitas virtuales…

en el SPAM.

Los familiares de una de las víctimas del derrumbe en Bangladesh 2013. | Efe

Comentarios de Facebook

commentarios

Acerca del autor

Nancy Arellano

Nancy Arellano

Directora General de EME La Revista.
Consultor en Branding & Comunicación Política. MsC en Gestión y Gobierno para America Latina, Especialista en Finanzas Internacionales, Lic. en Estudios Liberales con Diplomado en Política Internacional y Escritura Creativa. Bloggera, curiosa lectora, fanática del café y de los gadgets.

Deja un comentario