Mentes

Educación Sexual & Familiar vs Sexo Libre

image_pdfimage_print

La ex Ministra de Educación menciona en un artículo publicado en el Comercio el 05.11.2017, la importancia de incluir la educación sexual en la currícula escolar, señalando que: “(…) cuando afirmamos que la educación familiar es suficiente, demostramos que no sabemos que, como padres, también somos falibles de albergar ideas y comportamientos sexistas. Está demostrado que los sesgos que impulsan estas ideas se forman desde nuestros primeros años, mientras absorbemos como esponjas todo en nuestro entorno”.

Al parecer la ex ministra hace mención a los sesgos, tan de moda hoy en día, sin embargo, ellos siempre existieron y muchas veces son los que terminan formando los estereotipos que albergamos la mayoría de los ciudadanos. Sin embargo, si leemos entrelineas su artículo, parece que lo que pretende justificar en realidad es la enseñanza de la educación sexual orientada a la aceptación de los “géneros”.

Educación Sexual

Dejando de lado la discusión permanente del colectivo “con mis hijos no te metas”, lo importante es que la enseñanza de la educación sexual en los centros educativos sí debe realizarse siempre y cuando ésta se enmarque dentro de la educación familiar ¿Por qué? Por un tema legal prestablecido, la Ley de Política Nacional de Población aprobada mediante Decreto Legislativo Nº 346 en donde se señala que “La educación sexual se orientará a desarrollar un comportamiento personal basado en una concepción integral de la sexualidad humana en sus aspectos biológico, psicosocial y ético, como componente natural del desarrollo personal y de las relaciones humanas, enfatizando la interrelación con la vida familiar”.

En estos días donde las agresiones sexuales están a la orden del día, las autoridades deben incluir con mayor énfasis en la curricula escolar, la enseñanza de los valores y la educación familiar vista desde todas sus aristas, incluyendo la sexual, pues el hombre es un ser sexuado por naturaleza y si no se le enseña desde niños a discernir para saber utilizar correctamente el sexo, vamos a seguir teniendo personas que dan rienda suelta a sus bajos instintos sin tener el mayor respeto por la dignidad de la persona, banalizando el cuerpo y generando una cultura del placer, que cada día se generaliza más.

Recordemos que el Papa Juan Pablo II, tan orientado a los niños y adolescentes,  en su Exhortación Apostólica Familiaris Consortio señaló que se debe educar en valores esenciales de la vida humana, indicando que “La educación para el amor como don de sí mismo constituye también la premisa indispensable para los padres, llamados a ofrecer a los hijos una educación sexual clara y delicada. Ante una cultura que “banaliza” en gran parte la sexualidad humana, porque la interpreta y la vive de manera reductiva y empobrecida, relacionándola únicamente con el cuerpo y el placer egoísta, el servicio educativo de los padres debe basarse sobre una cultura sexual que sea verdadera y plenamente personal. En efecto, la sexualidad es una riqueza de toda persona – cuerpo, mente y espíritu”.

Finalmente, si bien se dice que en el Perú, el 60% de la violencia sexual denunciada sucede entre familiares y dentro del hogar, es hora que con determinación se empiece a educar a la niñez y adolescencia peruana en todo lo referido a educación familiar, la misma que engloba a la educación sexual.

Comentarios de Facebook

commentarios

Acerca del autor

Karin Ramírez Figueroa

Karin Ramírez Figueroa

Deja un comentario